Nuestros actos protocolares siempre conservaban la particularidad del fino humor de Don Felipe Carbonell Pérez, premio Guinness. (Q.E.P.D.)